Reseña ‘El antídoto que nos une’ de Irene Hall

AUTORA: Irene Hall

EDITORIAL: Zafiro (2016)

ISBN: 978-1507881460

PÁGINAS: 474

GÉNERO: Romántico-Erótico; chick-lit

TRILOGÍA: El veneno que nos separa #2

antidoto

‘El antídoto que nos une’ es el segundo volumen de la trilogía ‘El veneno que nos separa’. En ella se narra la historia de la santanderina Carla Castillo y el madrileño Daniel Morales.

Después de dar por finalizada la relación con Molares, Carla continúa con su vida volcándose en el trabajo. Las semanas pasan y ella no tiene noticias de quien la abandonó sin explicaciones. Decidida a mirar hacia delante Carla hace lo posible por volver a ser la de siempre, pero para su sorpresa, Morales vuelve y se interpone de nuevo en su camino.

Antes de que pueda negarse a sus impulsos, ocurre lo inevitable y ambos retoman lo que dejaron. Si bien Carla conoce mucho mejor a Morales, es muy consciente de que él apenas sabe cosas de ella. En su empeño por esconderse en su coraza, Carla se muestra implacable con quien pretende descongelarla.

Lo que ninguno de los dos sabe es que una vez la verdad salga a la luz, no habrá vuelta atrás y ya no habrá cabida para los remordimientos.

Hoy os traigo la segunda parte de El veneno que nos separa de la autora Irene Hall. Quiero decir que otra vez te has superado, ¡me tenías como loca con el libro! Ya he empezado el último volumen y me leí más de la mitad en una tarde así que imaginaos mi opinión de esta saga.

MI OPINIÓN (SPOILERS)

Carla y Morales lo han dejado por los problemas de éste con la droga, aunque le explica los motivos a Carla. Esto hace que ella no levante cabeza, no pare de pensar en él y que, incluso, sueñe con él casi todas las noches.

En esta parte podemos averiguar un poquito sobre el pasado de Carla, concretamente con la visita de su exnovio: Patrick, un francés con el que salió durante la universidad (él vino a Madrid por motivo de la beca ERASMUS) y ella fue musa de sus cuadros durante ese período de tiempo. Él regresa a Madrid porque va a realizar una exposición de sus cuadros, pero concretamente quiere una cosa: que Carla vuelva a posar para él ya que va a llevar un bíptico de ella, de cómo han pasado los años. Esto a Carla no es que la moleste, pero las inseguridades hacia ella misma van a florecer de nuevo.

Pero, ¿qué es de Morales? Tranquilos, vuelve a aparecer y, como siempre, de la nada. Un buen día aparece por casa de ella y ocurre lo de siempre: no pueden reprimirse cuando se tienen delante y se acuestan como acto de reconciliación. Sí, reconciliación, pero con condiciones: que Morales deje de trabajar tanto para que pueda disfrutar de su vida y la más importante, que no vuelva a ver a sus antiguas amistades que tanto daño le hacían.

La relación irá teniendo tiras y aflojas entre ambos, pero su conexión es tan fuerte que poco a poco irán teniendo más confianza y cariño, tanto entre ellos como a sí mismos. Algo que demuestra que su relación está yendo a más es que Carla invita a Morales a la salida anual que tienen las chicas, ya que todas van emparejadas. Además, justo antes del viaje, Carla se lanza a la piscina y decide ir a ver a la abuela de Morales, algo que le asombra a él y le hace ver que Carla no es una más, es única.

Lo bueno de esta saga es que no paran de ocurrir cosas, cosas buenas y malas. Aunque Carla a veces nos de algún que otro dolor de cabeza por ser tan fría y seca con Morales, ella va a hacer todo lo posible por seguir al lado de Morales (o Dani, como está empezando a llamarle) aunque para ello tenga que dejar su trabajo. Su relación ya no es solo sexo y se demuestra cuando Carla deja todo de lado por estar a su lado durante la muerte del único familiar vivo de Morales: su abuela. Esta parte del libro me cogió el corazón por ver cómo todos los personajes del libro están con Morales, incluso Vicky.

Pero, tras una bronca monumental por un malentendido de Carla, ambos lo dejan. Ella está desolada, él no la coge el teléfono ni quiere verla. Es Navidad y ambos iban a ir juntos a Santander, así que Carla va a su casa y le escribe una preciosa carta abriéndose un poco más y demostrando que quiere estar con él. Y, de la nada, aparece Morales en Santander, arreglando todo y descubriendo algunos secretos de Carla…

Otro capítulo importante es que, allí en Santander, Noelia y Carla salen a tomar unas copas cuando, de repente, la protagonista se encuentra con el culpable de que sus padres estén muertos. En el bar le da un ataque y se abalanza hacia él, agarrándolo del cuello y haciéndole sangrar. Nuestro Morales (que se ha ido a Madrid) regresa y vuelven a la capital. Una vez en Madrid, tras otra discusión, Carla es atropellada por un autobús en un acto heroico por salvar a Morales. ¡OHHH QUÉ BONITO, IRENE!

Respecto a las locas de sus amigas también hay que destacar varios puntos:

  1. Eva y Manu comienzan una relación abierta, algo que no va a salir del todo bien.
  2. Carmen y Raúl discuten en la salida, una discusión dura para ella que hará que su relación acabe.
  3. Vicky y Víctor están juntos, como dos tortolitos inseparables.

Mañana mismo os dejaré la reseña de la última parte. Espero que os haya gustado la reseña y que os estéis leyendo esta saga tan bonita, desgarradora y reveladora que nos ha dejado Irene Hall.

Anuncios

Un pensamiento en “Reseña ‘El antídoto que nos une’ de Irene Hall

  1. Pingback: Reseña ‘La cicatriz que compartimos’ de Irene Hall | caféconletras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s